Que es el Racionalismo Cristiano?

El Racionalismo Cristiano es una doctrina espiritualista que explica de manera simple y racional quienes somos, de donde venimos y para donde vamos. Sus principios, codificados por Luiz de Mattos en 1910, en Santos, Brasil, entretanto, son tan antiguos cuanto el mundo. Entre esos principios, se destacan la ley de la evolución espiritual, la importancia del pensamiento y de la voluntad en la vida de los humanos, así como el valor de la disciplina, del trabajo, de la moral y de la familia.

El Racionalismo Cristiano lucha para espiritualizar a la humanidad, intentando esclarecerla acerca de la vida fuera de la materia y acerca de su propia composición como Fuerza y Materia.

La fuerza es el agente activo, inteligente, transformador; la materia es el elemento pasivo, inerte, transformada, utilizada por la Fuerza como condición y medio de evolución de sus partículas. Esa evolución se inicia en la estructuración del átomo, después en la composición y animación de las moléculas y células, obedeciendo a un ciclo que empieza por el reino mineral, pasando luego al vegetal y después al animal. A continuación la partícula llega al grado de espíritu, disponiendo de inteligencia y libre arbedrio, en condiciones, por lo tanto, de encarnar en cuerpo humano.

Siendo una filosofía espiritualista, por lo tanto exenta de misticismo o religiosidad, el Racionalismo Cristiano no admite lo sobrenatural, el misterio, los milagros ni dogmas: Todo en el Universo y en la vida tiene una explicación racional, dentro de leyes comunes, naturales e inmutables, que a Todo rigen.

En el Racionalismo Cristiano la palabra "Dios", de sentido muy materializado, es sustituida por términos mas acordes a la realidad, como Fuerza Universal, Inteligencia Universal o Gran Foco, del cual somos partículas en evolución, teniendo todos los atributos y poderes de esa Fuerza, los cuales se van manifestando durante nuestra trayectoria evolutiva. Así clarificado, el ente humano se libera de las ideas primitivas de un dios protector, milagroso e ilusorio, personal y corpóreo, al cual sea necesario adorar e implorar "gracias y protecciones divinas" y del cual se reciben perdones, castigos y condenaciones.

El ser queda libre e independiente para pensar, actuar y vencer en la vida, confiando en su propio valor, capaz de protegerse con el pensamiento. De hecho, conforme pensamos, así atraemos el bien o el mal, la salud o la enfermedad. Cada ente humano es aquello que quiere ser, desde que sepa pensar y querer.

Otro aspecto que caracteriza el Racionalismo Cristiano es su parte práctica, por ejemplo, las reuniones de Limpieza Psíquica, basadas en rígida disciplina y en las irradiaciones de los Planos Superiores. A través de ellas, son arrebatados y enviados al Espacio Superior los espíritus sin esclarecimiento, que al desencarnar se quedan en la atmósfera de la Tierra, en lugar de partir para sus mundos de estacionamiento. Tales espíritus solamente producen males a los encarnados que los atraen con pensamientos y actos negativos.

Esa práctica saludable de Limpieza Psíquica se procesa principalmente a través del fenómeno del desdoblamiento, una de las revelaciones más notables en el campo del psiquismo y sus resultados son inigualablemente benéficos para los seres humanos.

La Doctrina Racionalista Cristiana se presenta, en sus obras, en lenguaje simple, clara y directa, de fácil entendimiento para cualquier persona. Su libro básico también se llama Racionalismo Cristiano, y es aún oportuno mencionar, entre otras obras principales, La Vida Fuera de la Materia.

El Racionalismo Cristiano, en obediencia a las leyes evolutivas que todo preside, habiendo pasado por las etapas de implementación y consolidación, se encuentra ahora en una nueva etapa, de expansión y divulgación. Y, en esa conjunción, se constituye, más que nunca, en mensaje y vehemente apelo dirigido a las criaturas espiritualmente independientes y libres.

Cabe al Racionalismo Cristiano sacudir, despertar y transformar las conciencias de nuestro tiempo, clarificando la humanidad para el feliz encuentro de una nueva era, de mayor evolución.

Valor de la disciplina

Sin disciplina no existe orden. El Racionalismo Cristiano enseña que la disciplina es indispensable a la vida de las criaturas. Disciplina el espíritu, dominando sus emociones y los ímpetus, disciplina el trabajo y la recreación del propio espíritu. Disciplinando todas las acciones y viviendo ordenadamente, la criatura tiene tiempo para trabajar, descansar e instruirse.

Valor del trabajo

El trabajo honesto es condición indispensable a todo espíritu. La ociosidad es la causa de grandes males, incluso la perturbación espiritual.

Valor del esclarecimiento

La persona esclarecida combate los vicios del alcohol, del tabaco, del juego y todo lo que degrada, enferma, inferioriza y crea complejos. El ente humano se debe imponer por su seriedad, por la nobleza de su carácter y por su porte moral y físico.

La Limpieza Psíquica es una práctica de higiene espiritual. Consiste en irradiaciones o vibraciones mentales para el bien, que sirven de atracción y apoyo a los espíritus del ASTRAL SUPERIOR, los cuales operan el retiro de los espíritus de la atmósfera de la Tierra (astral inferior) de actuación perniciosa y perturbadora, llevándolos a sus mundos de origen en el ESPACIO SUPERIOR, retirando los miasmas y fluidos deletéreos arrojados por esos espíritus perturbadores en el cuerpo fluídico del ser humano.

La Limpieza Psíquica es para el espíritu como la higiene diaria es para el cuerpo físico, constituyéndose en indispensable preparo mental básico para un vivir disciplinado, de equilibrio espiritual y físico, bajo la influencia benéfica de las corrientes positivas del bien.

Ni siempre las actividades de los componentes de un hogar permiten que se encuentren en la mesa, en el mismo horario, para hacer las irradiaciones. Quienes no puedan irradiar en conjunto, que irradien individualmente, mismo mentalmente, en un horario establecido, sin importar el lugar en que estén. Se recomienda proceder a la Limpieza Psíquica durante cinco minutos, siempre a las horas elegidas de conformidad con la disponibilidad de horario que la vida material permita, pero de preferencia a las siete horas de la mañana y a las ocho de la noche, da la manera siguiente:

IRRACIACIÓN "A" AL ASTRAL SUPERIOR (una vez)

"Gran Foco, Fuerza Creadora !

Nosotros sabemos que las leyes que regen el universo son naturales e inmutables y que a ellas todo está sujeto! Sabemos también que es por el estudio, el raciocinio y el sufrimiento derivado de las luchas contra los malos hábitos y las imperfecciones que el espíritu se esclarece y alcanza mayor evolución. Concientes de lo que debemos hacer y poniendo en acción nuestro libre albedrio para el bien, irradiamos pensamientos a los Espíritus Superiores para que ellos nos envuelvan con su luz y fluidos, fortificándonos para el cumplimiento de nuestros deberes."

IRRADIACIÓN "B" (se repite por cinco minutos)

"Gran Foco, Vida del Universo!

Aquí estamos a irradiar pensamientos a las Fuerzas Astrales Superiores, para que la luz se haga en nuestro espíritu y así tengamos conciencia de sus errores, a fin de corregirnos y evitar el mal."

Terminados los cinco minutos de Limpieza Psíquica, hágase una irradiación B (la menor) dirigida al Astral Superior, y otra al Presidente Astral.

La importancia del pensamiento – Luiz de Mattos

El pensamiento es todo en la vida. Es pensando que la persona construye su triunfo o su fracaso. Y es pensando también que ella se torna feliz o infeliz, sana o enferma.

El pensamiento, enseña el Racionalismo Cristiano, es una fuerza saturada de poder (poder constructivo o destructivo), fuente permanente generadora de salud o de enfermedad. Nadie se engañe: las enfermedades, en su gran mayoría, tienen causas psíquicas y son psíquicamente alimentadas por pensamientos enfermizos de los entes, hasta que se transforman en enfermedades orgánicas.

Pensamientos saludables son vibraciones que el espíritu trasmite a su cuerpo físico, constituyéndose en el mas efectivo medio de cura. Por esa razón, todos debemos pensar en cosas buenas, imaginando que todo saldrá bien, y proceder de manera que ellas salgan realmente bien.

Procedimientos precipitados dan, en general, malos resultados. Los actos humanos deben ser precedidos de análisis y reflexión, a efecto de que sean bien sucedidos.

Siempre enseñamos en el Racionalismo Cristiano que nadie debe actuar en la vida sin antes raciocinar, aun en las cosas más insignificantes, ni tomar resoluciones, por más pequeñas que sean, sin someter el asunto al análisis del raciocinio.

No hay problema, por más difícil que aparente ser, que no tenga solución. Lo que necesitamos es buscar esa solución con calma, con valor, sin perder la confianza en nosotros mismo y en nuestra capacidad para encontrarla.

Por lo tanto, raciocinio en acción, análisis sereno, perspicacia y sobre todo, siempre y siempre, mucho valor y coraje para hacer frente a situaciones difíciles.

Nadie debe temer cosa alguna, cuando hace del pensamiento un escudo contra las debilidades y los vicios.

No piensen mal. No tengan miedo de nada. Lo que deben tener es cuidado; cuidado, repetimos, con los más peores enemigos de la salud y del triunfo, en cualquier iniciativa, que son los vicios y los pensamientos de debilidad. La conciencia de las criaturas debe ser la brújula orientadora de sus acciones y pensamientos, haciendo con que jamás se aparten del camino reto, suceda lo que sucediere.

Al asistente

Venir por la vez primera a una reunión pública es muy importante para conocer la verdad acerca de la vida espiritual a través de una Doctrina eminentemente científica como el Racionalismo Cristiano, aún no se pueda entender todo claramente de un solo contacto. Por eso, recomendamos que asistan por lo menos a tres sesiones de Limpieza Psíquica para mejor asimilar los principios y la disciplina. Enseguida, podrá entrar en contacto con los encargados de la Orientación Doctrinaria, en el horario convenido a tales orientaciones y esclarecimento, sobre dudas más específicas.

A partir de entonces podrá juzgar satisfactorios o no esas enseñanzas, con relación a sus expectativas e indagaciones.

La frecuencia a las sesiones públicas demostrará disciplina e interés del ser humano que quiera expandir sus conocimientos acerca de la vida.

Haydée y Astrogildo Rodriguez

Página anterior

Copyright©2005 Racionalismo Cristiano All Rights Reserved