Ciencia espiritualista

Dr. Antônio Pinheiro Guedes

La ciencia es el conocimiento de las cosas, de los hechos y de los fenómenos en sí mismos, en su naturaleza y en sus relaciones entre sí y con todo que los cerca: el medio, el ambiente.

Ese conocimiento solo se obtiene, por el estudio metódico, observación atenta y análisis minucioso.

Es, por lo tanto, la ciencia, fruto de nuestra inteligencia, resultado de nuestro trabajo; ella persigue una finalidad, satisfaciendo una necesidad de nuestro espíritu.

El espíritu siente incesantemente, necesidad de investigar; es ávido de conocimientos, quiere luz, siempre luz !"

El Universo es infinito; la avidez de luz es insaciable, la materia de estudio inagotable.

La Ciencia Psíquica tiene, por finalidad, esclarecernos sobre el otro mundo, sobre la vida de allende-túmulo, probar la existencia del alma, su preexistencia y supervivencia al cuerpo, satisfaciendo así una necesidad ineludible de nuestra alma, la aspiración incesante de nuestro yo.

Ella estudia los hechos extraordinarios, pero numerosos, numerosísimos, que constituyen un orden de fenómenos, considerados, hasta hace poco tiempo, como siendo sobrenaturales, y, por eso, relegados, como inobservables, indignos de estudio, los cuales, entretanto, convenientemente observa-dos, prueban la existencia del espíritu, esclareciéndonos sobre la vida, poniendo ante nuestros ojos maravillados, estupefactos, un otro mundo.

Los hechos que constituyen el objeto de la Ciencia Psíquica, no son sobrenaturales, ni mismo, extraordinarios, tan solo porque escapan a la observación de los que no saben verlos; ellos son naturales, como todo cuanto existe en el Universo; son comunes, ordinarios y hasta frecuentes.

Pero, para verlos, observarlos, aprender a notarlos y a reconocerlos, cuando y donde quiera que se presenten, era necesario descubrir, el instrumento capaz de registrarlos, tornándolos evidentes y palpables.

Ese instrumento es el médium.

Encontrado el instrumento, estudiadas sus aptitudes, se iniciaron las observaciones de los hechos, al comienzo los espontáneos, más tarde los provocados, en la intención de reconocerles la naturaleza de la causa productora de tales fenómenos.

Como resultado de los estudios espiríticos, la inmortalidad del alma es instituida en principio perfectamente determinado, con pruebas irrefutables.

La sucesión de las existencias o multiplicidad de vidas corpóreas de una individualidad consciente - el espíritu humano -, denominada reencarnación, constituye una ley, a la cual están sujetos todos los espíritus, y es condición esencial a su progreso.

Así, pues, la Ciencia Psíquica persigue una finalidad, estudia un orden de hechos, emplea métodos, procesos e instrumentos exclusivamente suyos; funda teorías, estatuye principios, establece leyes; satisface así, y reúne plenamente, todos los requisitos exigidos por los fueros científicos.

El Psiquismo es, por lo tanto, sin la mínima duda, una ciencia. Ciencia vasta, profunda, ecléctica, él construye la síntesis de la vida humana, abarca todo el ciclo de las evoluciones del espíritu, ab initio ad aeternum, desde el inicio hasta el infinito.

Sus principios, sus leyes, tienen aplicación universal; son un fanal en el medio de las tinieblas que nos cercan son un faro en el mar tempestuoso de la vida.

Son un faro en el mar tempestuoso de la vida, porque nos hace ver un puerto de abrigo en la calma, en la resignación, en la paciencia; refugios seguros contra las tempestades morales, consecuencia de nuestros vicios y errores; frutos de nuestro atraso, de nuestro orgullo.

Son un fanal en el medio de las tinieblas que nos cercan, porque, desvendando el misterio de como se opera nuestro progreso moral e intelectual por el proceso de la reencarnación o sucesión de vidas corpóreas; demostrando la preexistencia y supervivencia del alma humana, enrarece, adelgaza el velo que oculta a nuestra vista una serie de vidas, cada cual menos luminosa, menos limpia de errores, faltas, vicios y crímenes, lo que nos hace comprender porque el mundo es una escuela, donde debemos aprender a amar al prójimo como a nosotros mismos, y como la reencarnación es una necesidad, pues que la vida corpórea es un medio de reparación, aproximando uno del otro, el ofendido y el ofensor, o reuniendo, en una misma familia, bajo el velo de la materia y gracias al olvido del pasado, a la víctima y su verdugo!

Hemos probado, y lo hicimos por demostración analítica, que el Psiquismo es una ciencia, ciencia de observación, en la cual se recurre también al método experimental.

Dr. Antônio Pinheiro Guedes - (in Ciencia Espiritualista)

 

Página anterior

Copyright©2005 Racionalismo Cristiano All Rights Reserved